Comisaría

Gonzalo Montoya 

El policía perfecto, pese a su juventud, posee varias carreras, es experto en criminalística y es uno de los inspectores con más proyección del cuerpo. Su perfección le hará sentir vergüenza de Paco y sus hombres, aunque en el fondo sabrá valorar su papel en los casos y poco a poco les irá tomando cariño. Estuvo enamorado de Silvia y en la tercera temporada será el novio de la psicóloga, su relación se rompe y empieza una relación con Ruth Montalbán. Durante este tiempo, Silvia se entera de que está embarazada de él, pero no quiere decirle nada para no estropear su relación. Se entera de que iba a ser padre cuando a Silvia le disparan y pierde al niño. Después del secuestro de la comisaría por parte de los hombres de Uriarte y de la muerte de Ruth, entra en una depresión y se refugia en el alcohol, más tarde, con ayuda de sus compañeros, consigue superarlo. Cuando aparece Pepa en el capítulo «Las últimas palabras de Julio Olmedo» se queda enamorado de ella, hasta que se da cuenta que es lesbiana y que está saliendo con su exnovia, Silvia. Entabla una amistad con Rita debido a que colaboran en muchos operativos. Estuvo saliendo con la prima de Rita, Marga, pero se da cuenta de que, realmente, está enamorado de Rita.
Curtis Naranjo

     

Curtis lleva el pelo a lo afro y es muy hortera. En un caso en el que tenía que estar protegido, tuvo relaciones con Bernarda. Es tan vago que hace que su torpeza se multiplique. Tiene un perro llamado Rosendo Canino. Él y Quique siempre son los que acaban metiendo a Povedilla en todos los líos. Durante el secuestro de la comisaría recibe un disparo y durante su estancia en el hospital se da cuenta de que Quique es su verdadero amigo. También es tiroteado en una confrontación relacionada con el caso Palenque, por querer impresionar a Pepa. Después de salir del hospital, piensa que tiene una relación con Pepa, ya que esta le dice en la ambulancia que le quería, pero luego se entera que Pepa ya se había reconciliado con Silvia, cuando las descubre en las duchas, pero no le importó y le propuso que hicieran un trío, ya que estaba dipuesto a compartirla con Silvia, pero escucha a las chicas hablando, y descubre que a Pepa solo le dijo que le quería porque pensaba que se iba a morir. En la última temporada participa en el operativo para detener a Satán, siendo uno de los que le pega un tiro para matarlo.
José Luis Povedilla

     

Es un becario de policía inocente y tímido, con problemas de visión, lo que le hace llevar gafas con lentes gruesas. Por culpa de un problema de timidez no podrá comunicar bien lo que piensa. Desde hace tiempo está saliendo con Rita, aunque su relación ha ido pasando por todo tipo de situaciones. En principio, no la veía nada atractiva, después se empezó a enamorar de ella y más tarde la dejó embarazada. Enamorado hasta los huesos, Povedilla tomó la decisión de casarse con ella, aunque las cosas no han salido como él esperaba. Su paso por la cárcel, al estar infiltrado con Lucas, le marcará, ya que allí sufrió abusos sexuales por parte de otro preso. Al salir de su infiltración en la cárcel recibe su placa, además de una medalla al mérito policial. Povedilla ha estado al borde de la muerte en varias ocasiones, ha sido enterrado vivo y la banda de Salazar estuvo a punto de matarlo después de su infiltración. Es uno de los personajes más populares de la serie, después de hacer el Camino de Santiago, deja a Rita. También ha sufrido ladillas, se ha perdido con Don Lorenzo en Guadarrama, se ha comido el brazo incorrupto de Santa Teresa y ha protegido a los líderes del G-8 junto a Quique, Nelson y Rita. Termina siendo el instructor de los becarios que llegan a la comisaría de San Antonio. Ayuda a Paco durante la investigación del colegio abandonado en el que estudiaba cuando era un niño el Caníbal y su hermano. Allí descubren que eran gemelos univitelinos, a la vez que descubren que Satán tiene encerrada en la buhardilla del colegio a la novicia, la cuarta víctima de Satán, rescatándola y llevándola a la comisaría de San Antonio, y dejando a Paco enfrentándose a Satán. Participa en el operativo para detener a Satán, siendo uno de los que le pega un tiro para matarlo.
Rita Peláez

       

Es más torpe, si cabe, que el resto de los hombres de Paco. Se destaca por su gran simpatía y sus ganas de bromear. Mantiene una relación con Povedilla y un «roce» con el gemelo de este, después de solucionar el problema, volverá con su «cari». Actualmente no quiere saber nada de Povedilla debido a que este la dejó después de hacer el Camino de Santiago. También quiere que Montoya sea de nuevo feliz y le presentará a su prima Marga. Cree que Povedilla está de nuevo enamorado de ella ya que está con ella en todo momento, además tiene una hija con él, llamada Sabina. En la última temporada participa en el operativo para detener Satán, siendo una de las personas que le pega un tiro para matarlo.
Enrique Gallardo

     

Conocido como Quique entre sus compañeros, es el mayor de los hombres de Paco, con el pelo pelirrojo anaranjado. Destaca por su torpeza y atolondramiento mental. Es bestia y animal. Es un homosexual «encerrado en el armario». En una de sus bromas habituales con su compañero, Curtis se le declarará para reírse de él, pero por el contrario, él acepta la declaración de Curtis. A partir de ahí acepta que es homosexual y su vínculo de amistad con Curtis será más fuerte.
Aitor Carrasco

       

El nuevo becario, fue compañero de academia de Povedilla. Policía nuevo que trabaja para Paco y que tuvo un lío con su hija, y por este motivo ha tenido varios enfrentamientos con Lucas. En el capítulo «La traca final», él y Lucas salvan la comisaría de los hombres de Uriarte. Mantuvo una corta relación con Carlota, la hermana de Lucas, pero todavía siente algo por Sara. Fue salvado por Lucas de un intento de asesinato de Arrieta. Al ver que tiene una pequeña oportunidad con Sara, sigue adelante y empiezan a mantener una relación de amantes, aunque finalmente Sara se queda con su verdadero amor, Lucas. Cuando Sara vuelve embarazada de Lucas, Aitor le ayuda a dar a luz en casa.
Nelson Amadú

     

Nelson es un policía negro. Su llegada a la comisaría se produce en unas condiciones un tanto peculiares, ya que los agentes de San Antonio han sido acusados de racistas, tras una pelea entre Aitor y un sospechoso negro. Jefatura, para acallar las críticas, decide trasladar a Nelson para demostrar a todos que la integración de las minorías es un hecho en san Antonio. Nelson no tarda en adaptarse al particular estilo de investigación que Curtis, Quique, Povedilla, Rita y el resto imprimen a sus casos. Las descabelladas hipótesis de trabajo, las ocurrencias disparatadas y el innegable amor a una profesión como la policíaca, son las constantes en el devenir del joven e inexperto Nelson.
Reyes Sánchez-Bilbao

     

La inspectora jefe Reyes es una atractiva mujer que ronda los 40 años, pero que se conserva muy bien. Es la madre de la becaria Lis, pero por expreso deseo de ésta, tratan de mantenerlo en secreto. Bajo su fachada de mujer competente y triunfadora, Reyes es sensible, neurótica e insegura. Llega a la comisaría con ideas para mejorar el trabajo y modernizar métodos, pero le cuesta imponerse, sobre todo por la frontal oposición de Don Lorenzo, que cree que ha venido a pre jubilarlo y eso le hará estar en el punto de mira de todos. Reyes mantiene una tórrida aventura con Aitor, aunque sabe que tarde o temprano éste se irá con una chica de su edad, sin sospechar que será su propia hija, Lis. Más adelante, Aitor romperá con ella porque no quiere meterse otra vez en un triángulo amoroso. Participa en el operativo para detener a Satán, siendo una de las personas que le pega un tiro para matarlo. Un año después se puede ver como ha iniciado una relación sentimental con Decker.
Decker

       

Decker, el nuevo forense, es un chileno mujeriego, socarrón e irreverente, capaz de comerse un bocadillo mientras realiza una autopsia, escuchar rock cuando analiza huellas o quedarse con el reloj de un cadáver. A pesar de esa actitud que desquicia a todos, Decker se toma su trabajo muy en serio. Es extremadamente culto, se ha formado con los mejores y vive cada caso como un desafío personal. Sin embargo, no puede evitar ver siempre el lado cómico de cualquier situación; para él, saltarse las normas es casi una cuestión de principios. Es borde e irónico, tiene una intuición muy aguda para encontrar el punto flaco de su interlocutor y pincharle. Pero aunque pueda parecer cruel, no puede evitar sentir empatía hacia la gente que sufre y en ciertas ocasiones, puede mostrarse muy comprensivo… para volver a pinchar al minuto siguiente. Se enamorará de Pepa pero ella le deja bien claro su postura al recordarle que es lesbiana y que no pasará nada entre ellos salvo una amistad. Revela que perdió a su mujer y sus dos hijos en un accidente de tráfico, lo cual explica su forma de ser tan fría.
Rocamora

     

Rocamora es un policía de la comisaría de San Antonio que está a la sombra y no participa en diálogos, pero si se suele mencionar bastante físicamente. Tiene barba blanca y negra, y usa gafas.