Lucas Fernández

Es el policía más atractivo y joven del grupo. Es un hombre de acción, está constantemente alerta, duerme con la pistola debajo de la almohada, hasta el punto de considerarla parte de su cuerpo. Las teorías y los manuales policiales no van con él, pero desde su experiencia y forma de ser, nunca duda. Nunca valora las consecuencias de sus actos hasta que es demasiado tarde y entonces planta cara a la situación. Se hizo policía por tradición familiar, su padre y su abuelo lo fueron y su vocación policíaca le viene de siempre. El padre de Lucas era el amigo inseparable de Paco, su compañero del alma. Cuando su padre murió, Paco se hizo cargo de él, ejerciendo de padre. Los lazos que les unen son sólidos e intocables. La cercanía de Lucas con la familia Miranda fue tal que llegó a casarse con Silvia, la cuñada de Paco. Esa relación fue un total fracaso por incompatibilidad de caracteres. Comparte piso con Mariano, en un piso en el mismo bloque que Paco. Durante toda la serie, la hija de Paco, Sara, vive obsesionada por él. Lucas es consciente de ello e intentará constantemente que ella se olvide él. Sara jamás le olvidará y más adelante, se enamora de ella, llegando a tener varias relaciones apasionadas y románticas, de amor verdadero. Esta relación hizo que casi pierda la amistad con Paco. Soportó que Aitor saliera con Sara una temporada, pero finalmente vuelven juntos y acaba casándose con Sara en el episodio «Tiroteo nupcial».Se infiltró con Povedilla en una cárcel para seguir los pasos de André Salazar, que formaba parte de una banda criminal europea que parecía tener como objetivo falsificar dinero. Huyó de la cárcel con Povedilla y Salazar y logró ganarse la confianza de Salazar y de Allison, pero Philippe Mignon desconfiaba de él. Más tarde descubren que el objetivo es alguien que se hace llamar ‘Kaiser’, el líder de la banda. Finalmente la banda descubre que Lucas es policía e intentan matarle, pero en el último momento Allison recibe órdenes del Kaiser para dejarle marchar, y deciden secuestrar a su hermana, Carlota. De esta forma, pusieron a Lucas entre la espada y la pared, y lo utilizaron como contra infiltrado, y le exigían los planos del Banco de España a cambio de su hermana. Sabiendo que en cuanto le entregara los planos a la banda le matarían a él y a su hermana, con la ayuda de Sara, que en ese momento ya era policía, tendió una trampa a Salazar colocando una bomba debajo del camión de la banda y consiguió salir de allí con su hermana. Pero cuando Lucas se disponía a contarle todo a la policía, Allison le devolvió la jugada a Lucas e hizo que pareciera que él había matado al Superintendente Smith de la INTERPOL. Así pues, Lucas se convirtió en un fugitivo. Se reunió con Paco y Mariano cuando Salgado, al enterarse de que Sara había estado colaborando con Lucas, detuvo a la becaria. Cuando Lucas se disponía a irse, Mariano vio a Allison alejarse de la furgoneta de Lucas, y fue a avisarle de que le habían vuelto a tender una trampa. Usaron esa trampa para hacer estallar la furgoneta y fingir su muerte. Finalmente, logró resolver el caso, destapando la identidad del Kaiser, que resultó ser Allison, y los verdaderos planes de la banda, que finalmente no eran la falsificación de dinero, sino el robo de unos lingotes de oro que el gobierno español había vendido a China. Debido a esto, Lucas se ganó la fama y el reconocimiento de todas las agencias de policía mundiales, y Marina Salgado, la Comandante del CNI, le ofreció un puesto en la Agencia, tuvo que irse unos meses a Estados Unidos para realizar el entrenamiento de la CIA, así se convirtió en un alto cargo de operaciones especiales del CNI. Cuando volvió de Estados Unidos para acudir a la boda de Pepa y Silvia, se enteró allí mismo de que Sara le había sido infiel con Aitor durante su ausencia. Sara tuvo que elegir entre Lucas y Aitor, quedándose con el primero, y se fueron los dos a vivir a la casa que Lucas compró para vivir con Sara mientras estaba en Carolina.