Mariano Moreno

Natural de Estepona, separado y «metepatas», Mariano ha sido acusado en diversas ocasiones de acosar a Inés, su ex esposa. Él aún la ama, y cree que ella siente lo mismo. Durante la primera temporada la vigila y procura que nadie se acerque a ella. Vive con Lucas, su mejor amigo aparte de Paco. Mariano es, además, el experto en negociaciones con secuestradores, debido a su afición a las películas de secuestros. Como Paco y Lucas, todos tienen ese toque inocente y bonachón. Será el infiltrado por excelencia en los casos. Por ejemplo, se disfrazó de mujer (Monique), lo que al final llevó a que Don Lorenzo se enamorara de él. Y tendrá una relación inestable con Bernarda, y sobre todo con su hijo, Coque. Después de la muerte de Bernarda se enamora de Lola (la esposa de Paco), pero fue un amor imposible. Sin embargo, se vio apoyado por los suyos y superó el gran bache, a pesar de padecer esquizofrenia debido a un tratamiento para olvidar al que se había sometido. Siempre se siente ofendido en cuanto a sus problemas de peso, creyendo que todo el mundo se burla de él. Mantiene una relación con la comandante Salgado, pero la deja de querer. Se casa con ella bajo la tensión del momento, no teniendo el valor de decirle que ya no la quiere, y planea dejarla después de que su suegro muera. Don Lorenzo le cuenta todo a Marina, por lo que la relación finaliza.Tras el caso G8, investigaron un caso aparentemente basado en sucesos paranormales, ovnis. Sin embargo, todo era una tapadera, la camorra italiana vertía residuos tóxicos en espacios naturales, pagando a concejales y demás para que hicieran la vista gorda. En esta temporada, Mariano se aleja más de Paco debido a que acusa a este de no ayudarle durante su intento de negociar con la camorra un alto el fuego y además acusa a Paco de no hablarle de su relación con su ex, aunque posteriormente se reconciliará con Paco .