Paco Miranda Ramos

Hombre sensible, educado y abierto. Vive con todas las mujeres importantes en su vida, su madre (durante los primeros 8 capítulos), su mujer y su hija . Es trasladado junto con Lucas y Mariano a la comisaría de San Antonio tras armar la gorda en su antigua ocupación. Paco es el inspector jefe del grupo, y la falta de profesionalidad de sus hombres hace que invierta más tiempo en ocultar las meteduras de pata que en resolver los casos. A veces pierde los nervios, pero no se puede encontrar nada de maldad en él. Destaca por su inocencia. Su hija será lo que más quiere, y lo que más protegerá. Además, la relación de esta con Lucas causará dolores de cabeza a PacoEn la tercera temporada tiene problemas con Lucas, ya que este piensa que Paco fue el culpable del asesinato de su padre. Al final Lucas descubre que su padre sigue vivo, por lo que se une más a Paco, lo que molesta a Sara.Al final de la cuarta temporada, la comisaría es secuestrada en el día de cumpleaños de Sara. Debido a esto, en la quinta temporada, Paco sufre crisis de ansiedad, provocadas por el secuestro de la comisaría, y acude al psiquiatra Félix Montejo. Logra superar su crisis, acepta la relación de Sara con Lucas y arregla los errores cometidos con Lola, además de reconciliarse con su hermana, la que no veía hace muchos años. Fue comisario durante un período de descanso de Don Lorenzo, ya que Gonzalo Montoya había vuelto al alcohol, e incluso había intentado suicidarse.Intentó interferir en la decisión de Sara de ser policía, pero el plan se estropeó debido a una metedura de pata de Curtis y Quique, a los cuales les había pedido el favor de que le hicieran pasar un verdadero infierno en los operativos.En un principio dirige el caso Káiser junto a la Interpol, y exige a Smith y De Gaulle que le proporcionen toda la información, poniéndoles contra las cuerdas. Finalmente ambos ceden al chantaje, y revelan la verdadera finalidad de la operación. En la séptima temporada se separa de Lola tras sufrir esta una crisis nerviosa e irse a Barcelona. Echa a Mariano de su casa, ya que se da cuenta de que este le trataba como a un padre, no como a un amigo, porque siempre que tenía un problema buscaba la solución en Paco. Viaja a Siria con Mariano a buscar a Lucas, ya que sospecha que su hija está flirteando con Aitor.