Silvia Castro León

Es la esposa de Pepa, hija de Don Lorenzo y hermana menor de Lola, pelirroja y muy atractiva, es inspectora y forense de la policía. Es la ex de Lucas, con quien estuvo casada un año, más tarde creyó que Lucas estaba interesado por ella y volvió a caer en las redes de este. Es, junto con Lucas, la primera que supo que Sara estaba enamorada de su ex marido. Tras unos vaivenes con su futuro marido Márquez el cual la deja por su indecisión, ya que atrasó la boda tres veces por sus rollos con Lucas, verá en Gonzalo Montoya un rayo de luz, que al poco tiempo se verá tapado. Queda embarazada de Montoya pero en un operativo junto a Lucas uno de los hombres de Uriarte le dispara y pierde al niño quedando estéril . Con la llegada de Pepa y su reencuentro con ella le hará revivir sentimientos escondidos desde su adolescencia, donde ella y Pepa protagonizaron un “escándalo” al besarse delante de todos en la comunión de Sara, ella es quien le pide a Pepa que se quede en San Antonio. Al principio Silvia tiene miedo a lo que está sintiendo, pero poco a poco se dará cuenta que ya no puede ocultar lo que siente por Pepa y será ella la que se lanzará a besarla. Ambas saben que tendrán que luchar por su amor ya que el miedo de Silvia y la aversión que siente Don Lorenzo por Pepa no se lo pondrá fácil. Don Lorenzo intentara hacer ver a Silvia que lo de Pepa es un capricho, pero cuando las descubre juntas en la cabaña (en un supuesto operativo que se había inventado Pepa) se da cuenta que contra el amor nadie puede luchar y termina aceptando la relación. Pasado un año Silvia quiere ser madre y piensa que seria precioso tener una familia con Pepa. Durante una noche loca, Pepa y Silvia hablan de tener un hijo, pero al día siguiente Pepa no se acuerda de lo que hablaron durante la fiesta porque iba borracha, y no se atreve a decírselo. Pepa le confiesa a Paco que no quiere tener un hijo y por un error de este Silvia escucha toda la conversación, sintiéndose humillada por las palabras de su mujer, luego se entera por medio de Sara que Pepa busca por su cuenta posibles donantes para darle un hijo, y ahí decide romper su relación ya que piensa que esta no puede cuidar de nadie más que de sí misma, Silvia y Pepa arreglan sus diferencias en un principio, pero se acaba enterando de que Pepa se acostó con Aitor estando borracha, por lo que rompe definitivamente con ella. En un intento desesperado de Pepa por volver con Silvia, le pone una demanda por mobbing, pero Silvia le pone una contrademanda por acoso, solicitando una orden de alejamiento, a pesar de eso Pepa insiste en volver con el amor de su vida y le hace creer que está embarazada de un chico de la comisaría, pero luego desmiente el embarazo y le confiesa que solo tendría un hijo con ella. Posteriormente retoman su relación después de su período de crisis, y finalmente Silvia le pide Pepa que se case con ella.